Pantone color palette

Las aplicaciones para maquetar folletos, libros, books, carteles, etc. que más uso, o que alguna vez he trabajado o tenido en cuenta a la hora de realizar trabajos son las siguientes:

Serif PagePlus

http://www.serif.com/int/en/PagePlus/
Vale 99 euros a día de hoy, pero suelen haber ofertas de cuando en cuando. Creo que se puede descargar y probar. Es importante siempre probar antes de comprar el software para ver si cumple nuestros requisitos.

Tienen una versión gratuita, de funcionalidad reducida:
http://www.serif.com/desktop-publishing-software/

Ambas versiones son en inglés. No la he probado durante mucho tiempo, pero creo recordar que funcionaba de manera decente. Es una alternativa económica a tener en cuenta.

Del mismo fabricante, y por un precio inferior, han sacado un software específico para Mac. Es muy sencillo de usar:

Affinity Serif: https://affinity.serif.com/

 

Microsoft Publisher

Quizás la opción más sencilla de usar y más asequible para cualquier persona.

En la web de Microsoft, en el producto Office 365, incluyen en la versión Home y Profesional Microsoft Publisher. Pocas aplicaciones pueden ser más simples para esta labor. Creo que ambas versiones pueden servir. En cualquier caso no está de más asegúrarse que trae en dicha versión de Office el software Microsoft Publisher, que es el que sirve para maquetar y crear folletos y libros.

http://www.microsoftstore.com/store/mseea/es_ES/pdp/productID.289161200?VID=289164000&srccode=cii_381968869&cpncode=26-408444537-2&WT.mc_id=PLA_ES_GooglePLA

Son 10 euros/mes (a fecha de hoy), y te puedes dar de baja cuando quieras (si eliges la cuota mensual con renovación automática, la versión home incluye 5 usuarios y licencias completas de Office 365, además de 1 TB por usuario en su disco en la nube Onedrive).

 

Adobe Indesign

Por último, el programa de referencia hoy en día (con permiso de los antiguos pero todavía usados Pagemaker y QuarkXpress), Adobe Indesign, incluido en Adobe Creative CC, disponible bajo suscripción mensual o anual. Tienen descuentos en su suscripción si se posee alguna licencia previa de Adobe Creative Suite, por lo que resulta interesante esta opción si se dispone de ella.

http://www.adobe.com/es/products/indesign.html

Está en castellano. Este es el que suelo utilizar (cuando tengo suscripción vigente).

 

CorelDraw Suite X7

También puede servir CoreDraw Suite X7 para dichas labores. Es más caro que el software de Serif, pero trae una completa suite de diseño. No lo he probado para labores de maquetación, y no puedo opinar al respecto, pero es un producto de obligada mención por su trayectoria comercial.

http://www.coreldraw.com/la/product/diseno-grafico-creativo/

 

Scribus (Opensource)

Existe una alternativa opensource de uso gratuito muy profesional, Scribus:
http://www.scribus.net/canvas/Scribus
Personalmente no lo he probado demasiado (me parece poco intuitivo), pero si se aprende a utilizar de manera adecuada, pues genial.

 

Xara Designer Pro X10

Es interesante las funciones que aglutina este software, aunque es un poco más complejo de manejar. Funciona al estilo de la Suite de Corel, aglutinando en un sólo producto todas las funciones de diseño, retoque fotográfico e impresión. Igualmente recomiendo probar antes el software, porque en algunos trabajos tuve que dejar de utilizar esta herramienta porque no cumplía al 100% mis requisitos. No obstante, es una alternativa a mitad de precio entre Serif PagePlus y CorelDraw Suite.

http://www.xara.com/us/designer-pro/

 

Compatibilidad con formatos .PSD y .AI

También se podrían utilizar otras aplicaciones como Photoshop, e incluso Adobe Illustrator para maquetar, pero no están pensados expresamente para estas labores, por lo que se puede complicar el resultado final dependiendo de qué tipo de trabajos haya que preparar. Con respecto a utilizar otros programas ajenos a Adobe con los formatos de archivo de sus productos, en mi experiencia tengo que decir que no todos los programas que dicen ser compatibles con los formatos de Adobe lo son al 100% en la práctica, ya sea porque no se ajustan fielmente a ellos y al abrir dichos ficheros generados por terceros programas con los productos de Adobe, o no tienen compatibilidad de todas las funciones, o simplemente aparecen desplazados los elementos, incluso algunos pueden ni siquiera visualizarse correctamente. Si es importante la exportación a estos formatos para su impresión o para su entrega como trabajo porque así se requiera, habría que revisar con mucho detalle estas funcionalidades con software ajeno a Adobe.

 

Recomendaciones para la impresión.

A pesar de no ser mi especialidad, voy a aventurarme a dar algunos consejos de impresión destinados a aquellas personas que no tengan conocimientos al respecto.

Para la impresión, si el software que vayas a usar dispone de la opción (si es un software profesional debería de tenerlo), deberías de comenzar a trabajar con modo de color CMYK. Una vez ya impreso o preparado para imprimir, convertir posteriormente el fichero a modo de color RGB (u otro fichero diferente), para preparar su visualización en pantalla. De esta manera te asegurarás un buen resultado tanto en papel como en pantalla, sin una desviación importante de colores.

Si vas a imprimir en una impresora propia, el problema es el precio por página y el encuadernado. Si vas a utilizar un encuadernado simple de anillas o similar, te recomiendo que compres papel fotográfico de la marca de la impresora (siempre que sean trabajos con imágenes en alta calidad). No hace falta que sea demasiado grueso, sólo que os sirva y os guste el acabado final. El motivo es que dicho papel está calibrado con la impresora, por lo que no se necesitará de esa manera una calibración específica para la impresora. Para pruebas de impresión sí suelo utilizarla, pero sólo serán válidas con el monitor calibrado y con el papel oficial de la marca de la impresora.

Lo más asequible y de una calidad aceptable suele ser impresión offset en imprenta, y el resultado está bien para un catálogo sin calidad fotográfica muy alta. Esto quizás os aconsejen mejor en una imprenta, todo es cuestión de precios.

Es importante que se tenga claro antes de imprimir si se va a trabajar con imprenta. En ese caso habrá que preguntar cómo entregar el fichero a la imprenta (márgenes necesarios, forma de maquetar las páginas, cualquier observación al respecto, temas a tener en cuenta para los colores…). Los ficheros de salida podrán ser PDF de calidad específico para impresión (estándar PDF/X), o formato Indesign, entre otros. Hoy en día un buen laboratorio de fotografía también podría hacer este tipo de trabajo con sus máquinas, podría ser una opción ante un problema de exigencia de un mínimo de tirada en una imprenta tradicional, siempre que el precio sea competitivo.

Es recomendable tener un monitor calibrado (dicha calibración se realiza con cualquier calibrador de monitor, ej. Datacolor Spyder 4 Pro). La diferencia puede ser la variación final de colores. Dependiendo de lo que se vaya a imprimir, será más importante o menos, o incluso podría ser crítica la fidelidad del color de cara al trabajo final. En cualquier caso, solicita pruebas de impresión antes de imprimir de manera masiva cualquier trabajo para revisar las posibles variaciones de color y ver si son aceptables para lo que se necesita.

Si para el trabajo se tienen que realizar fotografías en alta calidad, también sería interesante utilizar una carta de calibración fotográfica color (ej. X-Rite ColorCheker Passport), para así poder ajustar y revelar con total fidelidad de color la imagen con respecto a la realidad (por ejemplo, en un catálogo de productos).

También otro punto a tener en cuenta es si se quiere publicar online también, en PDF o HTML. En la mayoría de los casos hoy en día la exportación a HTML lo hace el propio software.

Independientemente de su resolución para visualización en pantalla (en píxels) o del tamaño de la imagen para su impresión (en centímetros), la densidad estándar para impresión en papel es de 300ppp (puntos por pulgada). Esto es importante definirlo a la hora de crear el fichero. Para la visualización en pantalla, antes bastaba con 72ppp. Si se quiere realizar un trabajo que se pueda visualizar correctamente en pantallas retina de los Ipad o los nuevos Mac por ejemplo, la densidad de píxeles necesaria para una buena visualización estaría entre los 220 y los 264 ppp. Por lo que hoy en día puede ser una buena opción dejar los 300ppp para todo tipo de trabajos, pero ojo con ello, porque en estos casos habrá que revisar que las imágenes resultantes no sean excesivamente pesadas en tamaño para que tengan un tiempo de carga rápido en su visualización online.

 

Free WordPress Themes, Free Android Games