No se debe maldecir a nadie. Si la persona a la que se maldice actúa conforme a las leyes divinas, la maldición recaerá sobre su emisor.

Free WordPress Themes, Free Android Games