Ayer hablé de la cara del equinoccio. Hoy, de la cruz. Existen todavía muchas bellas almas que viven encarceladas en vidas que no eligieron.

Free WordPress Themes, Free Android Games