Todos cometemos errores. Y todos nos podemos equivocar. Pero hay errores que se repiten una y otra vez, y dan vueltas y vueltas.

No tiene justificación posible que dichos errores se traten como nuevos cada vez que ocurren, e involucren una y otra vez a distintas personas y departamentos que poco pueden ayudar para solucionarlo, si acaso atrasar la solución si esperamos respuesta de ellos.

Por supuesto, siempre estamos inmersos en una mejora continua, y aquellos errores que se repiten dentro de dicha mejora, si se ha actuado sobre ellos anteriormente y necesita de otra nueva actuación, en ese caso sí es razonable y comprensible, siempre y cuando se continúe mejorando el proceso.

La gestión de errores e incidencias es, posiblemente, el área de mayor complejidad en un entorno empresarial. Y requiere de una buena dosis de análisis, visión global, interlocución y comprensión, para saber ponernos en el lugar de la otra persona, y hacernos un mapa visual para encontrar por dónde nos puede venir el problema.

Hoy en día además se mezclan muchos factores: errores humanos, incidencias de programación, sistemas o comunicaciones, redes internas y/o externas, proveedores, clientes internos y/o externos… Encontrar el origen de un problema conlleva un tiempo de análisis más o menos relevante cada vez que ocurre. Y paraliza la productividad de los procesos de negocio.

Siempre hay dos tipos de factores: factores que dependen de nosotros, y factores que no. Vivimos en un mundo caótico, lleno de variables. Y aunque no podemos actuar como nos gustaría sobre aquellos factores que no dependen de nosotros, sí podemos hacer mucho en aquellas áreas de actuación que sí dependen directamente.

Podemos tomar actuaciones para aislar, automatizar, y derivar los errores hacia el área adecuada con la mayor rapidez posible, con la ayuda de logs automatizados, y de otras automatizaciones o protocolos de actuación establecidos.

Porque aunque existan procesos difíciles de automatizar al 100%, al menos hay que evitar que se pierda el menor tiempo posible cuando un error vuelve a aparecer, y procurar que la actuación a realizar cuando aparece esté lo suficientemente clara para que no provoque que un email pase de un departamento a otro sin encontrar una solución.

Free WordPress Themes, Free Android Games